martes, 9 de septiembre de 2014

La Silla del Hambre llega a las puertas del Ayuntamiento de León. La apostasía y los lunes sin sol completaron las reivindicaciones de este lunes en el centro de la capital.




Muchos leoneses no reciben ninguna prestación y viven en permanente situación de emergencia.

La ciudad de León vivió ayer un lunes de protestas, que ha vuelto a poner de manifiesto el permanente descontento de los leoneses en materia económica, social y de libertades.

Sin duda, la imagen de varias personas sentadas a las puertas del Ayuntamiento de Ordoño II entre las 12:00 y 14:00 horas, ha impactado a un buen número de ciudadanos, que ayer, se hacían eco de las necesidades más elementales a las que no tienen acceso un buen número de leoneses. La protesta, organizada por el Movimiento de Desempleados por León, reivindica entre otras cosas, el derecho a prestaciones para vivir con dignidad en una sociedad que cada día que pasa, es más desigual.

Sin embargo, la Silla del Hambre no se conforma con la reivindicación de la pasada jornada, y por eso comienza ahora una larga lucha que hará visible la cara de los más desfavorecidos. En efecto, todos los lunes entre las 12:00 y las 14:00 horas, varias personas pondrán rostro a numerosos leoneses que por vergüenza u otros motivos, no salen a la calle a exigir sus derechos a una vida digna y unas prestaciones elementales.



Las feministas de León realizaron su tercer acto público de la campaña por la apostasía.

Pero la jornada matinal también dejó otra estampa de mucho calado. Así es, la de varias asociaciones feministas que ayer realizaron su tercer acto público en favor de la apostasía, a las puertas del obispado de León.



El líder de IU Santiago Ordóñez, acudió un lunes más, a la concentración silenciosa.

Por fin, el lunes reivindicativo en el centro de la capital leonesa, concluyó con una nueva concentración en la plaza de Botines hacia las 20:00 horas, para protestar contra el maltrato femenino. El lunes sin sol volvió a congregar una vez más, a varias personas que semana tras semana acuden a la concentración silenciosa, en la que se acaba leyendo un comunicado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario