martes, 23 de septiembre de 2014

Marcos Martínez Barazón, poder sin compasión. El PP vuelve a mostrar su cara más avara y se niega a ayudar a los niños de las familias con menos recursos.





El Partido Popular de León ha vuelto a mostrar estos días su cara más miserable e insolidaria, al dejar a su suerte, a los pequeños leoneses que más están padeciendo la crisis.

Así es, el partido que ha conducido a la provincia hasta los 18.600 hogares en los que todos los miembros están en paro -según la Encuesta de Población Activa-, o el mismo que exhibe con optimismo a 41.609 personas sin trabajo en la provincia -de las que 21.494 no reciben ningún tipo de prestación-, se ha negado a debatir la iniciativa socialista que pretende impulsar una ayuda específica de la Diputación para que las familias más necesitadas de León puedan comprar libros de texto a sus hijos.

Con un gasto medio por alumno para los libros de texto -en colegio público-, que alcanza los 240 euros, esta cifra se eleva hasta los 670 euros por alumno si incluímos otros desembolsos y muchas familias leonesas, no pueden permitírselo en el actual contexto de crisis. La iniciativa socialista pretendía ofrecer una solución medianamente fiable al problema, pero el PP se ha olvidado de repente de las consecuencias de su nefasta gestión durante estos últimos años, y ahora, con un ¡JAMALAJI-JAMALAJA! pretende eludir sus responsabilidades con los ciudadanos a los que más daño ha ocasionado. En efecto, el popular Marcos Martínez no ha tenido ningún tipo de compasión y ha decidido no debatir esta semana el asunto y retrasar hasta finales del mes de octubre la petición que fue registrada el pasado 12 de septiembre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario