miércoles, 31 de diciembre de 2014

Antonio Silván deja de lado al aeropuerto de la Virgen del Camino. El consejero leonés todavía continúa con la sombría política del silencio y el olvido.





A nadie se le escapa que tras el pico de pasajeros del año 2007 y el de carga del 2008, la suerte del aeropuerto de la Virgen del Camino empezó a cambiar. Así es, por aquella época el ataque al aeródromo de León comenzó a hacerse evidente e incluso, la junta inyectó 20 millones de euros de dinero público para evitar un desastre total en el aeropuerto de Valladolid.

En verdad, aquel era el momento en el que el aeropuerto de León despegaba definitivamente, pero la junta de Castilla y León decidió entonces cortarle las alas. De nada sirvieron los 161.705 pasajeros registrados en 2007 ni los 15.979 kilos transportados en el 2008, pues desde la administración autonómica decidieron que el aeropuerto de las nieblas -Villanubla- tenía que convertirse en la referencia autonómica del transporte aéreo. Esta decisión encubierta, necia por la climatología y ridícula por la proximidad a la capital de España, no sólo ha puesto en evidencia a la junta de Castilla y León, sino también al consejero leonés Antonio Silván, que de este modo, vuelve a reivindicarse como uno de los políticos más lesivos para nuestra provincia en diferentes materias como el medio ambiente o las comunicaciones.




La documentación de Más vuelos más futuro para León a la que ha tenido acceso LA CEPEDA Noticias, pone de manifiesto que Antonio Silván ha dejado de lado al aeropuerto de León, a la vez que ha utilizado la política del silencio y el olvido para no dar la cara. 

 En fin, todo se agravó en el año 2012, cuando el presidente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria Manuel Lamelas Viloria, realizó algunas gestiones al compás de la empresa Ryanair a petición de la plataforma Más Vuelos más futuro para León. Así, pasado medio año, el consejero Antonio Silván respondió al presidente de Más vuelos más futuro con buenas palabras, posibilitando fijar la reunión cuando la agenda lo pemitiera.




A pesar de ello, Antonio Silván siguió actuando con una sospechosa lentitud mientras el aeropuerto de León se desangraba, pero al menos, había avanzado la celebración de un encuentro para intentar encontrar soluciones. Y empezaron a pasar las semanas, los meses, los años… y aquella necesaria reunión no llegó. Por eso, desde la plataforma Más vuelos más futuro enviaron este pasado mes de octubre una carta-recordatorio al pasivo consejero, solicitándole una reunión en la Delegación de la junta de Castilla y León para tratar el tema de Ryanair y otros proyectos. Sin embargo, como el lector ya habrá adivinado, Antonio Silván todavía no ha respondido.

En definitiva, bien por su incapacidad profesional, por sus ganas de medrar en Valladolid, o simplemente por ser un vago, Silván continúa dejando de lado después de tres años al aeropuerto de León, y también, a cualquiera que tenga interés por encontrar una solución para los problemas que han traído desde la junta de Castilla y León. Es entendible que a muchos leoneses la negligencia de Silván pueda escandalizarles ahora pero lamentablemente, esto es lo que votaron los leoneses hace tres años, y por lo tanto, esto es lo que hay.



2 comentarios:

  1. ¡Vaya, vaya...! Si este muy respetable consejero le importa un bledo el asunto del Aeropuerto de León, sus razones tendrá. No se trata de incapacidad profesional. Los motivos son muy otros. A lo mejor un día nos da una gran sorpresa.

    ResponderEliminar
  2. Antonio Silván no merece ser considerado leonés, hace todo lo posible por aplastar y destruir esta provincia para favorecer a su querida Pucela. Que se quede allí y no vuelva.

    ResponderEliminar