viernes, 5 de diciembre de 2014

España en cifras. Un país para trabajadores-esclavos creado por el Régimen del 78.





Ricardo Herreras Santamarta/

                                                                                   CIFRAS   
                                        
Completamente acorralado por los escándalos de corrupción, el PP se agarra como a un clavo ardiendo a la mejora de las cifras del paro. Pero si éstas se examinaran con detenimiento, veríamos que la caída reciente de la población activa (y de la población en general) más quienes han tenido que emigrar al extranjero en busca de empleo estable (“movilidad laboral” lo llaman ahora de forma eufemística) tienen mucho que ver en ello.

Además, el fantasma de la incesante precariedad hace que estas mejoras deban relativizarse aún más: sumando parados propiamente dichos, desanimados que ya ni se molestan en apuntarse al INEM, asalariados de jornada reducida a costa de haber despedido a los empleados de jornada completa, currantes “en negro”, falsos autónomos (aquellos que se han tenido que registrar como tales para abaratar los costes de la empresa que les emplea) y falsos indefinidos (los que se irán a la calle cuando finalice el breve período de bonificación del presente contrato basura), representarían nada menos que al 45%, es decir, a más de 11 millones de trabajadores.

Así pues, la pura y dura realidad - los hechos son tozudos - nos dice que nos encontramos ante una situación donde no sólo existe todavía un número ingente de parados, sino que hay abundancia de trabajadores-esclavos (el hecho de casi ya toda una generación de españoles no sepan siquiera lo que es un convenio laboral sería motivo suficiente para llevar a juicio a los últimos ministros del ramo) además de los muchos que no reciben ninguna prestación del Estado, los cuales no dejan de aumentar. Esta es la "marca España" que nos están dejando Rajoy y sus acólitos, un negocio lucrativo para los más ricos y ruinoso para todos los demás. Eso sí, la ministra Fátima Báñez sigue feliz en su país de Nunca Jamás. Si al menos se preocupara en leer las encuestas, se enteraría de lo que la gente piensa de su infame gobierno, el más antisocial de todos cuantos han existido bajo el régimen del 78. Pero claro, para eso hay que tener hábito de lectura... y el permiso la todopoderosa patronal.
                                                                       

                                                                       RICARDO HERRERAS.



No hay comentarios:

Publicar un comentario