jueves, 22 de enero de 2015

Leonesismos y leoneses vistos por Ricardo Herreras. La herencia de la burguesía explotadora y semianalfabeta de León.






Ricardo Herreras Santamarta/



                                                                       LEONESISMOS
"Todos somos de León/contentos de ser de aquí".... Así empieza una una conocida canción por estos pagos. Pero, ¿es eso cierto? ¿De verdad?
Una de las grandes tragedias de nuestra provincia (extensible al ámbito nacional), la cual lleva más de un siglo expulsando de manera inmisericorde a sus más laboriosos y mejores hijos (igual que muchas otras regiones de la "piel de toro") es haber carecido de una burguesía auténticamente ilustrada, dinámica, moderna, patriótica y concienciada por lo social (como la francesa) o, al menos, que se haya preocupado de crear riqueza y vida para sus paisanos (como, con todos sus defectos, la vasca y catalana).
Al contrario. León va muy sobrado de señorones/señoronas absentistas (rentistas, para entendernos), explotadores y semianalfabetos, embuidos de la tan característica moralina/mentalidad pequeñoburguesa provinciana en sus peores tics, ñoña, caduca y trasnochada, casposa, hipócrita y rancia hasta decir vale y no exenta de ínfulas caciquiles, siempre tratando a los de abajo (a la clase trabajadora) como meros criados, mirándonos por encima del hombro como a seres de cuarta categoría y haciéndonos sentir como perros tirados en medio de un charco de vómitos.
Lo de que "nadie es profeta en su tierra" se cumple aquí de forma inexorable...salvo para los enchufados, meapilas e "hijos de" algún potentado local. Luego sí, ahí están los muchos demagogos que las filas del leonesismo político local ha agrupado y sigue agrupando en sus filas, para decirnos que la culpa de todos nuestros males la tiene Valladolid, oportunistas apoltronados y patrioteros de opereta que vienen a hacer buena la frase que Kirk Douglas cita en la genial película de Stanley Kubrick "Senderos de gloria" (1957): el patriotismo, así entendido, no es más que "el último refugio de los canallas" (y yo diría que también el primero).

Del bipartidismo, mejor no hablar: quien más quien menos sabe (o intuye) que para el PPSOE León solo ha sido un granero de votos y trampolín para las mezquinas y egoístas ambiciones de sus politiqueros.
Que quede claro: personalmente estoy a favor de que León ocupe a nivel nacional el lugar que se merece de acuerdo a su Historia. Ni que decir tiene, el pueblo leonés debe y tiene derecho a decidir sobre su futuro (y para ello habrá que abrir el candado del régimen del 78´, pues no hace falta recordar como la Autonomía contra natura de Castilla-León vino a ser otro de los muchos engendros creados en la hasta hace poco tiempo sacrosanta Transición). Pero muchos también queremos y exigimos que se haga justicia con los hijos más humildes y esforzados de esta tierra, para quienes León ahora mismo no es vista como unas madre, sino como una cruel madrastra. Suena fuerte, pero es tal cual.
Parece cercano un tiempo nuevo en la política española. Vamos a ver. Sigo pensando que el 2015 será un año clave. De ser así, que nadie dude que ese (hipotético) diferente panorama deberá traer nuevos aires para el leonesismo, que habrá de ser muchísimo más abierto, plural, social y con altura de miras, alejado para siempre de las camarillas, el sectarismo, el sincretismo y los personalismos de antaño. Ojalá sea así: el futuro para León - dentro de una España más justa, democrática y solidaria -  empieza ahora mismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario