domingo, 18 de enero de 2015

Sagrario González no se durmió y el Atlético Astorga recupera la normalidad. Pepe Calvo se estrenó con tres puntos.




La presidenta no se durmió y supo resolver la crisis contratando a Pepe Calvo, que ya se ha acoplado al club. Tras su primera victoria al frente del equipo, el nuevo entrenador se mostró satisfecho y afirmó: Ya nos quedan tres puntos menos para lograr la salvación.


Temido era este partido para el Atlético Astorga, y no solamente por enfrentarse a uno de los gallos de la competición. Así es, la crisis abierta de forma inesperada y de malas maneras por el entrenador castellano Carlos Tornadijo había pillado a todos de sorpresa la jornada anterior, y no se sabía, si el equipo tendría tiempo para volver la normalidad.

Sin embargo, ya en pleno revuelo el Astorga se fue a Pucela y supo traerse un punto que pudieron haber sido tres, si el follón montado por el ex técnico de Burgos no hubiese estado tan reciente. Sin duda, deberá elogiarse que desde el primer momento los jugadores dieron la talla y sacaron la cara por el club. Y como no, también habrá que destacar a la presidenta Sagrario González, que ha sabido desde el primer momento mantener la calma sin dormirse, logrando gestionar y cerrar la crisis de una manera brillante.

En efecto, lo ha hecho porque encontró con rapidez y sin sobresaltos a un técnico que se ha puesto ha trabajar desde el primer momento y ya se ha acoplado al equipo, refrendándolo este fin de semana al conseguir la victoria contra la U. D. Logroñés. Así, los astorganos vencieron y convencieron en un gran partido que apuntillaron en el minuto 83 con el gol de Borja, dejando al equipo más cómodo en la tabla, y confirmando también, que el Atlético Astorga ha superado la crisis y ya ha vuelto a la normalidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario