miércoles, 11 de febrero de 2015

La falta de previsión ante el temporal de nieve anunciado y la deficiente gestión de los populares han dejado a León en una complicada situación.






El que avisa no es traidor, y la nieve avisó de que llegaría con intensidad. Pero además, un día tras otro el espesor de la nevadona se fue incrementando por toda la geografía leonesa hasta que por fin, paró de nevar. Y desde entonces ¿que?.

Pues desde entonces nada de nada hasta llegar al día de hoy. O sea, los populares no han hecho nada especial ante el temporal de nieve más severo de los últimos 25 años. Porque como en el Ébola, también con la nieve han sido bastante desorganizados y están resultando desastrosos para la población en general y lo que es peor, para los afectados. En fin, este empieza a ser un preocupante indicador que calibra muy a la baja, la capacidad de los populares para afrontar las situaciones de emergencia a las que se enfrenta el país.

Así, a pesar de que hace una semana que dejó de nevar, todavía 310 alumnos leoneses no pudieron ir ayer a clase y algunos habitantes como los de Llánaves de la Reina están viviendo la nevada de una manera preocupante y tercermundista, mientras los telediarios anuncian que se utilizan helicópteros para dar de comer a los animales. Es decir, que como con la Hepatitis C, la sensibilidad del PP hacia el género humano ha vuelto a sorprender. En fin, ya sólo faltaría que en las próximas elecciones municipales -cuando se pueda circular por la carretera- los populares se pasaran por el lugar para pedir el voto a los vecinos a modo de "disputado voto del señor Cayo".

Sin embargo, estas situaciones de caos y despreocupación gubernamental también existen por otras provincias del norte peninsular, en donde una docena de puertos permanecen todavía cerrados, 15 carreteras requieren cadenas y en una infinidad de lugares, debe circularse con precaución. Por eso, desde LA CEPEDA Noticias damos a conocer, como en algún otro medio, que el río Bernesga a su paso por la capital leonesa está muy mal y una crecida de aguas podría traer graves consecuencias inundando zonas de paseo, deporte e incluso provocaría desperfectos en el mobiliario urbano, según ha señalado recientemente el portavoz de los piragüistas Óscar Rodríguez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario