viernes, 13 de marzo de 2015

Los perros leoneses se encuentran en peligro ante la considerable cantidad de orugas procesionarias que se dejan ver por la capital.






El mejor amigo del hombre corre peligro estos días en la capital leonesa. En efecto, con la subida de las temperaturas una considerable cantidad de orugas procesionarias ha empezado a dejarse ver aunque desde el Ayuntamiento de León, se ha indicado que la situación está controlada y que llevan dos meses combatiéndolas.

Pero a pesar de ello, los dueños de los perros se han empezado preocupar ante dicha situación pues éstas ya son visibles en las inmediaciones del hospital, del Polígono X, en el parque de San Fancisco, en Papalaguinda o en el Paseo de La Condesa.

Así, si no se toman medidas inmediatas para actuar con efectividad, esta oruga peligrosa para las personas -especialmente niños- que es capaz de provocar la muerte de perros, podría convertirse en noticia frecuente y desagradable durante las próximas semanas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario