lunes, 6 de abril de 2015

Abel Aparicio. Alboradas en los zurrones del pastor se presentó el pasado sábado. En el libro, que emula una trashumancia, el poeta se pregunta por la palabra progreso.






Abel Aparicio ha publicado con Marciano Sonoro ediciones su nuevo poemario, Alboradas en los zurrones del pastor. Este volumen, con sesenta y tres poemas, once de ellos en llionés, traza un recorrido en el que el abandono de los pueblos y lo que en ellos queda, la familia y la memoria histórica son temas centrales.

Alboradas en los zurrones del pastor (Marciano Sonoro ediciones, 2015) es el nuevo poemario de Abel Aparicio. Un total de sesenta y tres poemas, once de ellos en llionés. 

Alboradas, explica Aparicio, es un libro que emula una trashumancia y se hace una pregunta. Sobre lo primero, el poeta traza un recorrido desde el momento de partida, describiendo lo que deja atrás, tradiciones, paisajes, costumbres y sensaciones. A medio camino, encontramos dificultades, dudas, despedidas a los que ya no están, injusticias, trincheras y olvido, para, ya de regreso a casa, volver con lo que le toca más de cerca, la familia y finalmente, el hogar. En cuanto a lo segundo, Aparicio insiste en preguntarse por el significado de la palabra progreso y lo que ésta conlleva. Un éxodo al mundo de las grandes urbes, se pregunta, ¿nos asegura progreso y felicidad? A través de varios poemas, se puede ver reflejada esta pregunta.

Por otra parte, destacan los once poemas escritos en llionés, siendo este hasta el momento el único poemario del año vigente en el que aparecen poemas en esta lengua al sur de la Cordillera Cantábrica. El dominio lingüístico asturllionés abarca Asturias, León, Zamora y Tierra de Miranda (Portugal).

Uno de los temas centrales del libro es la memoria histórica, a la que el autor dedica cinco poemas. “Escribo lo que veo y siento en las fosas a las que voy como voluntario de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica”, matiza el autor.

Por su parte, Marciano Sonoro ediciones -una editorial que nace con este poemario y afincada en el pueblo del autor, San Román de la Vega (León)- se convertirá en altavoz para los poemas de Aparicio. “Es un proyecto que me gusta definir con una frase, de San Román al mundo, a ver hasta dónde llega el viaje.”, dice el autor. Además, tanto en la foto de la cubierta como de la portada del libro podemos ver a un pastor, “El Ruso”, también de San Román.

El libro cuenta con el prólogo de la poeta berciana afincada en Madrid, Sara R. Gallardo, que nos regala una guía para el viaje que vamos a emprender, tanto emocional como visual. Como broche final, Javier Morán, El solito trovador y el grupo de folk leonés Tarna, ponen música y voz a tres de los poemas que forman este Alboradas en los zurrones del pastor.



Abel Aparicio González nació en San Román de la Vega (León) en 1980. Colaboró en el fanzine “Creatura” de Illescas y actualmente lo hace en www.astorgaredaccion.com. Algunos de sus poemas aparecen en los libros Versos para derribar muros, Versos a Oliegos, Poesía en los bares, Lletres Lliterariu, La luz de mi noche, Dolores de poesía en los bares, En legítima defensa: poetas en tiempos de crisis, Miles de tierras y Encrucijada: la antología. En 2011 ve la luz su primer poemario, edición bilingüe (llionés y castellano) Tintero de tierra (Ed. Lobo Sapiens).  En 2012 coordinó la antología Esto no rima (Ed. Origami).

Alboradas en los zurrones del pastor puede adquirirse tanto en presentaciones, librerías y en la página web de la editorial www.marcianosonoro.com


Lección de vida


Tropieza constantemente,
besa el suelo una y otra vez,
un día detrás de otro.

No obstante, cada vez que se cae,
mira al frente, se concentra,
apoya sus manos y se levanta.
Acto seguido, mirándome, dice: ¡alta!

Un año y una lección de vida.
Ocurre, que a veces, desaprendemos.

Güelos


Hai güelos
que tallan poesías
con cada batalla ganada.

Llibros abiertos
y los años, persistentes,
pasando las súas páxinas.

Nun séamos tan fatos
de ller solo’l final.



No hay comentarios:

Publicar un comentario