domingo, 12 de abril de 2015

La ciudad de León se cae a cachos. Un desprendimiento en Padre Isla pudo haber causado una tragedia.



Los políticos municipales no buscan soluciones para responder a los inmuebles apuntalados/semiabandonados que durante años y años, se reparten por León.


León empieza a dar la imagen de una ciudad decrépita. Sin duda, mientras Valladolid se apovecha del invento autonómico la capital leonesa continúa pagando el alto precio que supone pertenecer a una autonomía en la que el silencio y el servilismo político, resultan condiciones indispensables para poder medrar a nivel personal.

La mala gestión del bipartidismo -en todas las escalas administrativas- durante las últimas décadas, ha ocasionado que la ciudad haya visto marcharse a sus jóvenes y envejecer o morir a los ciudadanos e inmuebles urbanos, que este último fin de semana, han vuelto a poner de manifiesto el peligro que supone el apuntalamiento/semiabandono que se sostiene desde la vieja política municipal.

Así, en el centro y en el casco histórico, demasiados edificios permanecen durante años y años en condiciones de riesgo para los ciudadanos en zonas muy transitadas, y uno de estos -situado en Padre Isla y frente a Espacio Vías- ha estado a punto de causar una tragedia durante este fin de semana al haberse desprendido parte de una cubierta, que afortunadamente quedó encajada en un canalon sin causar daños materiales y humanos.

El desprendimiento pudo ser letal pues estos días se celebra en Espacio Vías una feria de impresión en 3D. Sin embargo, no ha habido que lamentar ninguna pérdida humana en esta ocasión, aunque no cabe duda que los diferentes edificios apuntalados/semiabandonados durante años y años, finalmente acabarán causando una tragedia y entonces los políticos nos explicarán que cumplían "con todas las normas y protocolos" dándonos a entender que los únicos responsables somos nosotros por pasar por allí. En efecto, como con la actual crisis. Todo va bien y los únicos culpables de ella somos nosotros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario